Nueva visita a La Senda

Si, lo se, me vais a acabar llamando pesada, pero cada vez que visito La Senda quiero más y necesito plasmar en el blog la experiencia vivida. Han surgido muchos restaurantes siguiendo su estela, pero para mi, La Senda de David Baldrich es especial, tan especial que cada año me autoregalo una cenita por mi cumple. Este año hemos ido con unos amigos que nunca habían estado y han salido totalmente encantados.

Como pequeña introducción para los que no conozcáis el restaurante os diré que tiene una capacidad de entre 20 y 25 comensales y que únicamente dispone de un menú degustación que va cambiando cada 3 meses aproximadamente. Dicho menú tiene un coste de 30€ + bebida, precio que no hace justicia a la calidad de sus platos.

Esta vez, David ha cambiado la carta de vinos. Ahora no los clasifica ni por “color”, ni por Denominación de Origen… ahora nos los presenta clasificados por el tipo de copa en que se beben, algo que me ha parecido muy original. Sigue teniendo una amplia carta de vinos, apta para todos los gustos y para todos los bolsillos. Si algo caracteriza a los vinos de La Senda es que puedes tomar uno a tu gusto sin dejarte medio riñón al pagar.

Desde la última vez que fui, ahora hace un año, ha habido un cambio más. Ahora, en vez de servir 5 platos y postre, nos sirve 3 entrantes, 4 platos y postre, vamos, que David tiene ganas de currar jeje.

Para empezar, nos sirvieron “Margarita de bocado”, una reinterpretación del cocktail margarita con diferentes texturas pero que al explotar en tu boca te recuerdan 100% a dicho cocktail. Aquí la zarpas de turno se lo cargó y tuvo que acabar cogiéndolo del mantel con una cuchara jeje.

cocktail

Como segundo entrante, unas “Migas Actualizadas”, un plato espectacular que combina las tradicionales migas aragonesas con unas migas realizadas con maltodextrina para deshidratarlas. El plato culmina con una espuma de longaniza y una esferificación de mosto. Brutal!!! En palabras de mis compañeros de mesa, que me traigan un pozal lleno!!!

migas

El tercer y último entrante que nos sirvieron fue una “Cebolleta en tempura con Agripicante y Kimchi”. Su nombre lo dice todo. Un platazo redondo, aunque para mi gusto un pelín demasiado picantón jeje.

cebolla

Para continuar, un clásico que nunca pasa de moda “Huevo cocido a baja temperatura con bechamel de cebolla, jamón, hongos y ceniza de patata”. Este es el único plato de la carta que nunca cambia. Como bien nos indican al presentarnos el plato, hay que probar cada ingrediente por separado y luego todos juntos. Sorprende mucho el sabor y textura de la ceniza de patata. Un plato realmente brillante.

huevos

Para continuar, nos sirvieron un “Arroz con champiñones y más cosas”, un trampantojo que visualmente parecía morcilla. Arroz negro con romesco, crema de champiñones y espuma de vainilla. Una sorprendente mezcla de sabores super agradable al paladar. Para repetir.

arroz

Como plato de pescado nos sirvieron el que para mí fue el mejor plato de la noche: “Caramelo de tartar de atún con calabaza y pepino agridulce”. En una palabra: IMPRESIONANTE. Un crujiente caramelizado relleno de tartar de atún sobre una salsita de calabaza y trozos de calabaza, con pepino agridulce, rizos de pan y gotas de ponzu. Como ya le dije a David, quiero la receta de ese tartar!!! Ay omá que rico.

tartar

Como plato de carne, David nos deleitó con un “Secreto laqueado con salsa oriental y alcachofas”. Es un filete de secreto ibérico cocinado, en palabras del chef, como no se debe cocinar (plancheado y posteriormente muuuuy cocido). Otro plato con salsa picantona que lleva hilos de chili y va acompañado por alcachofas en tempura y un chip de maíz. Delicioso, la verdad.

secreto

Y como colofón, el postre: ¿Chocarán los planetas?.  Una original composición para chuparse los dedos. Cada una de sus “piezas” está montada sobre tierra de oreo (de la que no dejé ni las migajas). El plato se compone de un meteorito, o lo que es lo mismo un profiterol relleno de crema de cacahuete, Saturno o mejor una esfera de chocolate rellena de crema de baileys, y La Tierra rellenita de crema de piñones. En el centro del plato, El Sol, un chupito de amaretto para terminar un plato redondo.

planetas

A destacar también su carta de tés e infusiones, que para los adictos como yo, es perfecta. Los cafés, muy bien preparados y acertados.

Para acompañar nuestra cena, seleccionamos un vino “A de Ayles” (uno de mis favoritos) cuyo precio, 16€, era más que adecuado.

Repetiremos???? Por supuesto!!!!!! Ya tengo reserva para mi cumple al año que viene jiji.

 

Share

Pechugas de pollo al ajillo con vino blanco

pollo3

Por falta de tiempo, llevo una temporada de sota, caballo y rey a la hora de preparar mis tuppers para llevarme al curro por lo que ya estoy un pelín aborrecida jeje. Me he propuesto preparar las recetas con un toque diferente para no aburrirme tanto a la hora de comer. Y eso me pasó con estas pechugas, que pasaron de ser unas simples pechugas a la plancha, a un plato que repetiré en más de una ocasión.

Buceando por los mundos blogueriles, localicé una receta que tenía buena pinta en el blog Maria’s Recipe Book. Me puse a prepararla y a mitad de receta me di cuenta de que no tenía vinagre así que había que improvisar. Había en la nevera una botella de vino blanco Viñas del Vero Gewurztraminer y eso fue lo que cayó en la perola.

Rápida, sencilla y molona. Qué más se le puede pedir a una receta??? Animaros que seguro que os gusta.

pollo1

Ingredientes:

500 g de pechugas de pollo

4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

8 dientes grandes de ajo

1 dl de vino blanco

Sal

Pimienta recién molida

Una cucharadita de café de pimentón de la vera

Elaboración:

Cortar las pechugas en trozos o tiras no muy finas y reservar. Pelar los ajos.

Machacar en un mortero los ajos limpios con un poco de sal gorda y el pimentón. Agregar el vino blanco y mezclar bien.

Calentar en una cacerola o sartén el aceite. Cuando esté bien caliente, añadir los tacos de pollo y sofreír hasta que estén dorados por todas partes. Una vez dorado, salpimentar (poco, porque luego el majado aportará más sal), tapar la sartén y bajar el fuego al mínimo (vigilando que no se pegue).

Agregar el majado a la sartén y dejar cocer unos minutos para que se impregne bien con el sabor del ajo y el vino. Si el vino desaparece y se evapora enseguida, se puede añadir unas cucharadas de agua.

Listo para servir y mojar pan.

pollo2

Share

XXI Edición del Concurso de Tapas de Zaragoza

concurso_tapas_zaragoza_pro-680x539

Del 1 al 15 de mayo se celebra en Zaragoza la XXI Edición del Concurso de Tapas. En los barrios está vigente durante esos 15 días y en el centro del 5 al 15.

Cada uno de los establecimientos participantes puede presentar tapas en cada una de las tres categorías del concurso:
Tapa Aragonesa: Tapas donde priman los productos de la tierra y la tradición gastronómica aragonesa.
Tapa Original: Elaboraciones donde priman la innovación y la creatividad.
Tapa Libre: Tapas donde cada establecimiento tiene libertad para elaborar sus mejores especialidades.

Para  poder degustar las tapas puedes comprar tus vales en los establecimientos participantes. Una tira de tres vales cuesta 7,5€ y con cada vale puedes degustar una tapa acompañada de una bebida (agua, vino, cerveza, mosto, vermouth o bitter) en horario de 13:00 a 15:30 y de 20:00 a 23:30 h.

Como novedad este año, al consumir tu tercera tapa de cada tira de tickets, puedes elegir entre tomártela con una bebida o pillarte un pastelito en cualquiera de las pastelerías asociadas!

Si votas por tu sitio favorito indicando su número asociado en el voto que encontrarás en cada tira de tres vales, puedes ganar uno de los diez bonos de 50 euros para tapear que se sortean. Las urnas para introducir los votos se encuentran en los bares participantes.

Este año, Zaragoza está delimitada por zonas y si te acercas al menos a uno de los establecimientos de cada zona y rellenas tu pasaporte, tienes un premio directo, un estuche de 2 botellas de vino Corona de Aragón. Puedes descargarte el pasaporte de las tapas aquí

En la web del concurso, puedes ver todos los establecimientos participantes así como las tapas que presentan. Te echamos una mano, si quieres verlo, pulsa aquí. Se está fomentando la participación de tapas aptas para celíacos así que en dicha página aparecen destacadas con el símbolo de “Apto para celíacos”.

No te lo pienses y lánzate a tapear por nuestra ciudad. Impresionantes tapas a precios más que razonables esperan a que las degustes. Nos vemos en los bares

Share

Minitostas de cebolla con salmón, aguacate y gambas

aguacate

Esta receta se la debo a mi amiga Cintia desde estas navidades pero por una cosa o por otra, no había encontrado el momento de publicarla. Es una receta supersencilla y resultona que no recuerdo de donde saqué. Es una tapa con la que quedas bien en cualquier comida o aperitivo.

Animaros a probarla que seguro que os gusta. También se puede preparar con tartaletas, como relleno de hojas de lechuga, para canelones fríos, en vasitos… Vamos que os quedará de lujo casi de cualquier manera.

aguacate2

 Ingredientes:

100 g de salmón ahumado a trocitos pequeños

1 aguacate , cortado a daditos

5 cucharadas soperas de zumo de limón

125 g de creme fraiche o crema agria

100 g de gambas cocidas y peladas, a trocitos

1 cucharada sopera de mahonesa

2 cucharadas soperas de cebollino, picado muy pequeño

Minitostas de cebolla

Sal y pimienta

Elaboración:

Cortar el salmón ahumado a trocitos pequeños así como las gambas cocidas y reservar. Cortar a daditos el aguacate y reservar también.  Picar el cebollino lo más pequeño que se pueda y reservar.

Mezclar todos los ingredientes en un cuenco hasta que todo quede bien integrado pero con cuidado de no deshacerlo mucho. Salpimentar al gusto. Reservar en la nevera hasta su utilización.

Disponer un poco de la mezcla sobre cada minitosta de cebolla y servir de inmediato.

aguacate3

Share

Renovarse o morir, cambios en el blog

Cambio radical del blog y no por gusto. Llevaba tiempo sin escribir porque estaba intentando adaptar mi blog para optimizarlo para Smartphone y tenía miedo de perder contenidos jeje. Como buena maña, soy cabezona pero no he sido capaz de hacerlo sin modificar la apariencia del blog por lo que he tenido que recurrir a una plantilla de wordpress sustituta hasta que encuentre una que me guste más o consiga dejar esta a mi gusto.

Todos estos cambios han sido promovidos por la nueva política de penalización en posicionamientos que va a llevar a cabo google, que por cierto empieza mañana, vamos, que el plazo de optimización para no perder posicionamiento terminaba hoy.

Así ha quedado la cosa, aunque espero mejorarlo, o al menos intentarlo.

Share

Risotto de champiñones portobello y bacon

risotto 3

Volvemos con mis fotos de tupper!!!!!! Resulta que hay gente que me dice que vuelva a mis orígenes y que ponga lo que me llevo al curro para comer. Realmente, yo me llevo todo lo que cocino, ya que soy de la opinión de que todo lo que pones en un plato, se puede meter en un tupper jajaja.

Pillé en mi frutería unos champiñones portobello que tenían una pinta brutal y decidí preparar un risotto con ellos. Miguel es supercarnívoro y necesita que haya chicha si va a ser plato único así que recurrí a lo que tenía en la nevera, el bacon. Resultado, un risotto de rechupete que me sentó de lujo a la hora de comer.

Ahí os va la recetuqui. A disfrutar!!!!!!!

risotto 1

Ingredientes:

50 g de queso parmesano

200 g de cebolla

150 g de champiñones portobello

150 g de bacon en daditos

30 g de aceite de oliva virgen extra

350 g de arroz de grano corto

100 g de vino blanco (si no se quiere echar, sustituir por caldo)

800 g de caldo vegetal muy caliente

1 cucharadita de sal

10gr de mantequilla en trozos

Elaboración Tradicional:

Rallar el queso parmesano y reservar. Picar la cebolla y reservar. Trocear los champiñones y reservar también

En una sartén honda u olla amplia, poner el aceite y pochar la cebolla. Cuando empiece a transparentar, agregar la mitad de los champiñones portobello y pochar bien.

Incorporar el arroz y el bacon y sofreír durante un par de minutos aproximadamente.

Añadir el vino blanco y cocinar durante unos 5 minutos hasta que se evapore el alcohol.

Añadir el caldo vegetal bien caliente y la sal. Dejar cocinar durante unos 12 minutos removiendo a menudo. Cuando lleve cocinando unos 8-9 minutos, agregar el resto de los champiñones. Si finalizado el tiempo, el arroz todavía está duro, seguir cocinando hasta que esté a nuestro gusto.

Volcar el risotto en una fuente, añadir la mantequilla y el parmesano y remover bien para que se integre todo. Servir caliente

Elaboración con Thermomix:

Rallar el queso parmesano programando 10 segundos en velocidad progresiva 5-10. Reservar.

Poner la cebolla en el vaso y trocear 4 segundos en velocidad 4.

Agregar la mitad de los champiñones previamente troceados y el aceite. Programar 8 minutos a 100º en velocidad 1.

Incorporar el arroz y el bacon. Programar 3 minutos a 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara.

Añadir el vino blanco y programar 5 minutos a 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara, sin el cubilete para que se evapore el alcohol.

Añadir el caldo vegetal bien caliente y la sal. Programar 12 minutos a 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Cuando falten 3 minutos para terminar, agregar el resto de los champiñones por el bocal. Si finalizado el tiempo, el arroz todavía está duro, programar de nuevo de minuto en minuto hasta que esté a nuestro gusto.

Volcar el risotto en una fuente, añadir la mantequilla y el parmesano y remover bien para que se integre todo. Servir caliente.

risotto 2

Share

Hummingbird Cake o Pastel Colibrí

11004717_10204186231630909_852586824_n

Como todos los años, calçotada en el huerto de MªCarmen y José Carlos y como todos los años, el eterno dilema: Qué tarta preparo???? Había que lucirse y yo andaba super espesa y con muy pocas ganas de cocinar así que lancé una pregunta en Facebook a ver qué me contaba la gente. Mi amiga María fue quien me recomendó esta tarta y la verdad es que acertó.

La que más me gustó de las recetas que vi, fue la de Bea de “El Rincón de Bea” (es acierto seguro ya que nunca falla, no como en otros blogs que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia). No estaba muy segura de como saldría el invento porque yo hice un único bizcocho en lugar de 3 para hacer un layer cake pero salió perfecto. Tengo que decir, que a pesar de no ser una de mis tartas favoritas, queda de lujo y sorprende a quien la prueba.

Si os animáis a probarla, ya sabéis, me lo contáis.

11015842_10204186224070720_1132998746_n

Ingredientes:

Para el bizcocho

225 g de harina de trigo

1 cucharadita de canela

1/2 cucharadita de bicarbonato

1/2 cucharadita de sal

50 g de nueces

50 g de coco rallado

100 g de azúcar

100 g de azúcar moreno

1 huevo y 1 yema

155 g de piña al natural escurrida

3 plátanos

125 g de aceite oliva

1 cucharadita de extracto de vainilla

Para el frosting

125 g de mantequilla a temperatura ambiente

270 g de queso para untar bien frío

500 g de azúcar glass tamizado

1 cucharadita de extracto de vainilla incolora

Elaboración:

Bizcocho:

Precalentar el horno a 175º.

En una picadora o robot de cocina, picar las nueces sin dejar que se hagan polvo y reservar. Después triturar la piña en lata y reservar. Finalmente, triturar el plátano hasta hacerlo puré y reservar.

Tamizar la harina, la canela, el bicarbonato, la sal, las nueces picadas y el coco. Reservar.

Batir el huevo y la yema con los dos tipos de durante aproximadamente un minuto hasta que esté totalmente disuelto.

Añadir el aceite, el extracto de vainilla, la piña triturada y el plátano hecho puré. Batir hasta que se consiga una mezcla uniforme.

Añadir en dos veces los ingredientes secos. Batir, aunque sin pasarse. Si fuera necesario, terminar de integrar a mano suavemente con una espátula de silicona.

Engrasar un molde y verter la mezcla.  Hornear durante unos 30 minutos (según el molde), o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga totalmente seco.

Frosting o cobertura:

Batir la mantequilla y el azúcar durante unos 3 minutos hasta que la mantequilla haya blanqueado y esté cremosa.

Añadir el queso para untar y batir hasta que esté bien incorporado.

Finalmente añadir el extracto de vainilla incoloro.

Dejar enfriar un par de horas en la nevera hasta que se asiente un poco, antes de utilizarlo.

Montaje de la tarta:

Desmoldar el bizcocho y dejar enfriar totalmente. Cubrir con la crema de queso y servir.

 

10997060_10204186223910716_1218157729_n

Share

Pataticas lardericas

10965661_10204101327108349_857053044_n

Bueno, vale, son unas simples patatas rellenas, pero como llevan longaniza son perfectas para el día de hoy. Parece que el publicar otra vez ha hecho que me entre el gusanillo blogueril de nuevo. O eso, o que me está apeteciendo meterme de nuevo en la cocina ahora que Daniel va siendo un poquito más autónomo y necesita menos nuestra atención constante.

Estas patatas son geniales para cuando no tienes casi nada en la nevera o se te ha olvidado sacar comida del congelador y estás en blanco. Las puedes rellenar de lo que te apetezca y seguro que el resultado es igual de bueno, ya sabéis que la patata es de los alimentos más versátiles que hay.

Ale, ya me dejo de tontadas y vamos al grano con la recetuqui. Si os animáis, ya me contaréis que os parecen, aunque casi adelanto vuestra opinión: Fáciles, rápidas, resultonas y deliciosas!!!!

10967035_10204101326948345_455668402_n

Ingredientes: (Las cantidades van a gusto del consumidor)

Patatas

Longaniza de graus

Bacon

Cebolla

Leche

Aceite

Pimienta

Sal

Tomate frito (opcional)

Queso rallado (en mi caso lonchas de queso porque no había rallado en la nevera)

Elaboración:

Para preparar las patatas tenemos varias opciones: cocerlas sin que queden demasiado hechas, asarlas… En mi caso me ayudé de Thermomix para hacerlas.

Cortar las patatas por la mitad a lo largo y disponer en el recipiente varoma. Echar en el vaso medio litro de agua y programar 25-30 minutos (según el tamaño de la patata), temperatura Varoma, velocidad 1. Reservar.

Picar la cebolla, la longaniza y el bacon del tamaño que más nos guste y reservar.

En una sartén echar un chorrito de aceite y sofreír la cebolla. Cuando empiece a transparentar, agregar la longaniza y el bacon. Reservar el sofrito bien escurrido de aceite.

Con un sacabocados, vaciar las patatas dejando una pared fina.

En un bol, deshacer bien la patata que hemos sacado del vaciado y añadir un chorreón de leche para que quede más suave. Añadir el sofrito y mezclar muy bien. Salpimentar.

Rellenar las patatas con la mezcla que hemos preparado y cubrir con el queso.

Gratinar unos minutos en el horno y… ¡¡¡A disfrutar!!!

Share

Bombones de parmesano

10961820_10204095778649641_2112893229_n

Si, lo reconozco, tengo el blog bastante abandonado pero esque no tengo ni tiempo ni ganas últimamente. Ha llegado un momento en el que tengo claro que publicaré solo cuando me apetezca y me sienta motivada. Hoy es uno de esos días.

Tengo esta receta en borradores desde hace ni se, por lo que ya no recuerdo cual es el sitio donde la vi, ya me disculparéis. Eso no quita para que por fin haya decidido subirla. Y como la forma que les di es muy aparente para el día de los enamorados, pues aquí os dejo la idea.

Es una receta que me ha sorprendido gratamente ya que cuando decidí prepararla no estaba yo muy segura de que me fuera a convencer. Para que os hagáis a la idea, tengo en el congelador unos  cuantos para emergencias jajaja. Yo los serví sobre unas tostaditas mediterráneas (orégano y albahaca) y con confitura de tomate, pero las variaciones pueden ser infinitas.

Bueno, que espero que os gusten y nos seguimos leyendo.

10961921_10204095778529638_2109689088_n

Ingredientes:

100 gr de queso parmesano rallado bien fino

3 hojas de gelatina

50 gr de nata montada

200 ml de leche entera

Un pellizco de sal de sal

1 cucharadita de café de azúcar

Elaboración:

Poner a remojo la gelatina en agua fría para que se ablande.

Mientras tanto, poner en el fuego un cazo y añadir el queso, la leche, la sal y el azúcar. Cuando comience a hervir, retirar del fuego. Escurrir bien la gelatina, añadirla y  bien  para que se disuelva. Dejar enfriar sin que llegue a cuajar.
Mientras se enfría, montar la nata con unas varillas. Cuando la mezcla anterior esté templada, añadir la nata montada y
Rellena los moldes, tapar con film transparente y lo meter en la nevera durante unas 6 horas (mejor de un día para otro).
Para que el desmoldado sea más fácil, se pueden meter los bombones al congelador 15 minutos cuando ya estén cuajados (yo hago eso y cuando están congelados, los desmoldo y dejo en una bolsa en el congelador). Solo hay que acordarse de sacarlos 10 minutos antes de consumir.
Servir sobre tostaditas, galletas saladas, blinis… con un poco de confitura por encima. Yo he probado con confitura de tomate y con pimientos caramelizados y tengo que decir que ambas combinaciones son espectaculares.
10979207_10204095778209630_226191546_n

Share

Va de guisotes… Patatas con arroz y longaniza de ternasco

10808164_10203487741289087_1638363588_n

Con el fresquete que corre ya por Zaragoza, es momento de desempolvar nuestros pucheros y ponernos a preparar esos guisotes que tan bien nos vienen para calentarnos un poquico.

Hace unos días me llegó una caja llenica de productos aragoneses cortesía de Grupo Pastores y del resto de productores que colaboraron en el Degusta Blogger de la Carpa del Ternasco y como había que dar salida a las cosicas, preparé este guisote que está de “Toma pan y moja”. Las cantidades van un poco a gusto del consumidor y los ingredientes son de la Tierra en un 90%.

Es un guiso super sencillo que cualquiera puede preparar, aunque no se tenga ni idea de cocinar. A ver si os animáis y me contáis si os ha gustado.

10799523_10203487740929078_809867792_n

Ingredientes:

Patata Monalisa de “Patatas Gómez”

Cebolla Dulce Fuentes de Ebro de “Agrofuentes”

Arroz redondo “El Brazal”

Longaniza de Ternasco de “Grupo Cooperativo Pastores”

Pimiento

Azafrán del Jiloca

Aceite de Oliva Virgen Extra del Bajo Aragón

Sal

Elaboración:

Picar la cebolla y el pimiento a trozos pequeños y reservar. Pelar las patatas y chascar a trozos medianos. Reservar. Cortar a rodajas gordas la longaniza y reservar.

En una olla, poner un buen chorreón de aceite y poner a fuego fuerte. Agregar la cebolla y sofreír. Cuando empiece a trasparentar, agregar el pimiento y continuar sofriendo durante unos minutos.

Agregar la longaniza y esperar a que se dore. Añadir entonces el azafrán y el arroz y dar unas vueltas para que todo tome un poco de color.

Agregar las patatas y cubrir con agua. Sazonar al gusto y dejar cocinar unos 20 minutos hasta que las patatas estén listas y el arroz en su punto.

Servir caliente con un buen trozo de pan para mojar.

10751645_10203487741129083_799212080_n

Share